0 a 3 mesesBebés

¿Y la pareja dónde queda?

Cuando nace un bebé, son muchas las cosas que cambian en la rutina diaria. Durante los primeros meses, el bebé requiere una atención especial para sus cuidados; darle de comer cada ciertas horas; estar atentos para que duerma adecuadamente; ayudarle para que salgan los gases y no sufra de cólicos; evitar que le de mucho frío o mucho calor y dedicarle la mayor parte del tiempo para que esté lo mejor y más cómodo posible.

Estos primeros meses son agotadores y para los padres primerizos se convierten en meses “pesados”, donde aprenden a manejar estas situaciones y a optimizar sus horarios para cumplir con el resto de sus responsabilidades, sin embargo, entre los cuidados del bebé, de la casa y el trabajo, se olvida algo que es muy importante: la relación de pareja.

Las ocupaciones, la responsabilidad con el bebé y el cansancio natural por tantas actividades diarias, no pueden ser excusa para mantener adecuadamente la relación de pareja, por eso te damos algunas recomendaciones para que no descuides este aspecto de tu vida:

  • El cansancio no puede ser la excusa, trata de buscar espacios para compartir sólo con tu pareja, pídele a tus padres, tus suegros o alguien cercano que cuide al bebé para poder compartir un espacio en pareja. Ir a cenar o una escapada romántica pueden resultar una excelente opción para los dos.
  • Ocuparte del bebé toma su tiempo e indudablemente es muy agotador pero por muy ocupada que estés no descuides tu aspecto, trata de lucir atractiva, descansa cuando puedas para que reflejes bienestar y tu pareja perciba que estás tranquila y te sientes perfectamente, muchas cosas se perciben en el aspecto de una persona, trata de estar bien y te verás bien.
  • Algunos padres empiezan a sentirse desplazados por el bebé al notar que toda la atención de su pareja se concentra en el pequeño. La comunicación es fundamental, recuérdale cariñosamente a tu pareja que el bebé necesita más atención y más cuidados.
  • Involucrar al papá en el cuidado del bebé le ayudará a entender lo complejo que resulta a veces cuidar de un recién nacido.
  • Comunica a tu pareja si algo no te gusta, si quisieras que te ayudara más con el cuidado del bebé. Tu pareja no es adivino y no se da cuenta que a veces necesitas ayuda y que debes descansar, si le dices las cosas como son, evitaras disgustos y él podrá compartir más tiempo con el bebé.
  • No te sientas mal porque tu cuerpo ha cambiado, con los meses se va a recuperar; una dieta saludable y ejercicio te ayudarán a recuperar tu estado y tu aspecto físico.

Compartir en familia es algo maravilloso. Si por algún motivo tienes dificultades con tu pareja, trata de calmarte y busca apoyo en él; si el tema es más complejo, busca ayuda profesional para que puedan resolver esas dificultades.

Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Back to top button