0 a 3 mesesBebésTercer trimestre

Evita la mastitis

Es común que a la madre le duelan sus senos durante los primeros días de la lactancia, sin embargo es importante tener cuidado de que ese dolor leve se convierta en un dolor más fuerte, que impide a la madre lactar al bebé debido a las molestias que se generan especialmente en el pezón, producto de una inflamación en los conductos mamarios.

La inflamación de los senos en esta etapa, se denomina mastitis. Se trata de una afectación en los conductos mamarios que impide la salida de la leche. Es más frecuente entre las mujeres que producen mucha leche o cuando no hay una buena postura para lactar.

La mastitis se manifiesta a través de dolor, endurecimiento del seno; color rojizo y sensación caliente en la zona afectada, además puede presentar fiebre y malestar. Si se notas la salida de un líquido amarillento o con sangre es producto de la infección en el seno, consulta de inmediato al centro de salud.

En caso de tener alguno de los síntomas o dudas sobre la lactancia, las posiciones del bebé, el tiempo y el número de veces, consúltalo con tu médico. Estos síntomas pueden ser muy molestos, pero hay formas de evitarlo.

 

Prevención de la mastitis

Ten en cuenta las siguientes recomendaciones para evitar una mastitis:

 

  • Alimenta de manera continua a tu bebé, no dejes que pase mucho tiempo entre las comidas.
  • Asesórate sobre las mejores posiciones para lactar, de manera que el bebé tenga toda su boca en el pezón y la areola para que pueda succionar la leche con facilidad.
  • Evitar el uso de brasieres con varillas, ya que la presión que generan estas prendas en los senos, los hacen más propensos a la mastitis.
  • Toma mucho líquido.
  • Trata de estar tranquila.
  • Cuida la higiene de los senos, puedes limpiarlos con pañitos de agua tibia antes y después de cada lactancia.
  • Si produces mucha leche es preferible que la extraigas para evitar congestión en el pecho.

 

Recuerda que estas aprendiendo a ser mamá. Es normal tener dudas o temores, sin embargo estas son situaciones normales a las que debes prestarle atención pero que no deben afectar la lactancia. Recuerda que tu hijo necesita de tu leche para adquirir las defensas.

Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Back to top button