Blog Ser Mamá

Del vómito y otros síntomas

Afortunadas las mujeres a las que no les produce ningún síntoma el embarazo. En mi caso, después de la semana 8 empecé con los síntomas.

Al principio sentí un malestar general en la boca del estómago, la sensación de gastritis se volvió más molesta con el paso de los días y la recomendación del médico dejó de hacer efecto en un par de semanas.

La gastritis y el reflujo me hacían sentir desaliento y debilidad todo el día, ese malestar se reflejaba en mi cara pálida y en una mirada perdida, aunque trataba de reflejar un mejor estado, las personas que me conocían sabían que no me sentía bien.

A los poco días empezó el vómito pero no estaba asociado a olores o comidas; me lo producía el cepillo de dientes en la mañana, apenas llegaba al baño y lo veía, inmediatamente me daban nauseas y vomitaba, con solo verlo. Vomitaba una o dos veces y no volvía a vomitar en el día. Es curioso porque una compañera de trabajo que también estaba en embarazo, sentía lo mismo con el cepillo de dientes, tampoco lo podía ver. No se si otras mujeres han pasado por lo mismo.

Para aliviar los síntomas, recurrí a galletas de soda y evité aguantar hambre. Me decían que a partir del tercer mes todo mejoraba pero los síntomas siguieron hasta los 4 meses y medio. Muchas mujeres tienen síntomas como estos o peores hasta que nace el bebé, todos los cuerpos reaccionan distinto.

Cuando pararon estos síntomas, empecé a sentir diferente el embarazo, comencé a disfrutarlo más, tenía más energía y me sentía mejor por dentro y por fuera; se fue la cara de enferma, ya tenía mejor semblante y como ya en esa época la panza empieza a notarse la sensación cambió.

Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Back to top button